CT se lanza al espacio.

10.11.22

CT se lanza al espacio.

CT ha decidido dar un nuevo paso en su estrategia de innovación y diversificación. La compañía se ha convertido en el proveedor de servicios de ingeniería de la empresa española de turismo espacial HALO Space.

Las claves:

  • * CT será la empresa responsable de la dirección técnica, la ingeniería y la integración del sistema HALO Space, un proyecto de tecnología y turismo espacial global en el que colabora con QPAS para la Gestión Técnica y Consultoría de alto nivel, y con las empresas Aciturri y GMV como socios de primer nivel del consorcio industrial de HALO Space, en el que Aciturri fabrica la cápsula y GMV realiza los sistemas de Planificación de Misión y Control de Suelo.
  •  
  • * Está previsto realizar el primer vuelo de prueba no tripulado a principios de diciembre de 2022 y llevar a cabo la puesta en servicio con el primer vuelo comercial en 2025.
  •  
  • * CT será responsable por diseñar una cápsula presurizada de 5m de diámetro, capaz de subir a 8 pasajeros y un piloto a hasta 40.000 metros de altura, y volver a posarse en la Tierra tras un vuelo de unas 6 horas. La cápsula será impulsada por un globo de helio en el ascenso, y el descenso se realizará con paracaídas.
  •  

El hombre siempre ha soñado con conquistar el espacio. La historia de la conquista espacial ha cumplido ya más de 70 años, pero ha sido en este nuevo siglo en el que se ha planteado el acceso al mismo para  ciudadanos de “a pie”.

Bajo esta filosofía nacieron las compañías de dos emprendedores y “disruptores”, Virgin Galactic, de Branson, y SpaceX de Ellon Musk. En nuestro país, nacía en 2021 HALO Space, que se ha propuesto llevar a más de 10.000 personas al espacio en la próxima década, un hito que será posible con la colaboración de CT, una compañía española especializada en servicios de ingeniería que trabaja desde hace más de 30 años para el sector aeroespacial.

En la historia de esta compañía de Getafe, presidida por Jesús Prieto, los desafíos forman parte de su ADN. En este nuevo reto CT lidera el proyecto como integrador en todas las fases, desde el diseño de la cápsula hasta la fabricación, la certificación del sistema, los ensayos, prototipos y primer vuelo.

El planteamiento de HALO Space tiene diferencias notables con las otras propuestas. La primera es que será un globo el que impulse una cápsula presurizada, con capacidad para transportar hasta 8 pasajeros, sin necesidad de utilizar traje espacial,  a 40.000 metros de altura, desde donde estos nuevos turistas espaciales podrán contemplar la oscuridad del espacio y la curvatura de la Tierra. Otra diferencia es que el viaje será de varias horas.

Desde CT, el director del programa, Dennis Quast, explica en qué consiste este desafío: “Participar en el desarrollo de una cápsula impulsada por un globo, capaz de llegar a esta altura en unas 2.5 horas, y mantenerse otras 2 horas en la estratosfera, dotada con varios sistemas orientados a conseguir un viaje cómodo, seguro y sostenible, es una experiencia única para nuestro equipo, y un enorme reto. Para abordarlo, hemos reunido todo el saber hacer y capacidades que tenemos en los distintos sectores en los que operamos, como el aeroespacial, ferroviario, de automoción, etc. En nuestro papel de integrador de los distintos sistemas, tendremos la oportunidad de trabajar de la mano de socios tecnológicos de referencia internacional de diferentes sectores, lo que nos otorgará una valiosa experiencia para futuros proyectos”.

El viaje lleva también la marca de sostenible. Mientras que los otros proyectos de turismo espacial utilizan lanzadores tipo cohetes, el sistema de HALO Space está impulsado por un globo de helio, un gas que no contamina, mientras que el descenso se realizará con la ayuda de un paracaídas dirigible tipo parafoil.

La cápsula de prueba estará lista para el primer vuelo de prueba antes de finales de 2022, para probar los diferentes sistemas en las diferentes fases del vuelo, las comunicaciones aire-tierra, el vídeo, el control de descenso, etc. Tras un plan de pruebas de hasta dos años y medio, se espera que el primer vuelo comercial se produzca en 2025. Para lograrlo, desde HALO Space explican que su proyecto parte de  una base tecnológica sólida, para lo que cuentan con los mejores especialistas en el desarrollo de esta tecnología.

.